A día de hoy, el fútbol escocés está reducido a dos equipos que pelean año tras año el título liguero y que se lo reparten, con una desigualdad bárbara.

Estos equipos son conocidos para la gran mayoría; el Celtic de Glasgow y el Glasgow Rangers, sin embargo, fuera de la Liga Escocesa, su potencial baja muchos enteros y solo el ser equipos aguerridos les hace ser un poco correosos.

 

            El Glasgow Rangers, como subcampeón de la Premier  Escocesa, fue eliminado por el Kaunas lituano en la segunda ronda previa a la Champions, cuando en teoría el Kaunas es un equipo con unas limitaciones aún mayores a las del Glasgow, pero ésa es otra questión fuera de tema.

El Celtic, sin embargo, está en la fase de grupos, gracias a que es campeón, y su andadura no puede ser más desoladora y triste con 2 empates ( 0-0 contra el Aalborg danés y 1-1 contra el Manchester United, ambos en casa) y 2 derrotas lejos de su estadio ( 1-0 el Villareal y 3-0 el Manchester United).

Está muy bien que los dos equipos quieran quitar jugadores a sus “rivales” de Escocia, pero lo único que hacen es provocar que baje el nivel del propio.

 

            Una solución, podría ser que fichasen a jugadores de fuera y otra que les admitieran en la Premier League Inglesa, ya que varias veces han intentado ingresar pero de momento se les ha negado el acceso. Si se introdujesen, los jugadores verían con otra cara eso de jugar en equipos escoceses.

Además, en The Championship, juegan dos equipos galeses (Cardiff City y Swansea City), si a ellos les admiten y les dejan competir, dejar a estos colosos de las Islas Britanicas en la Premier Inglesa, supondría todo un lujazo para cualquier expectador.

De rebote, se podría ver una Premier Escocesa más abierta de cara a los otros equipos para ganar el título de Liga y que cada uno de ellos pueda tener una experiencia en Europa.

Anuncios