Lo que hizo el Barcelona en el Bernabéu no fue una cosa de un día, es una constante en cada partido. Fue un poco lamentable, que algunos no se hubiesen dado cuenta de la gran diferencia que había entre los equipos antes del partido.

En el partido se vio la filosófia que ha impuesto Guardiola a este equipo y que aún a pesar de no tener una plantilla excesivamente larga, ha creado un grandioso equipo uniendo en él canteranos y grandes fichajes.

Aunque el Barça ganáse con suma facilidad no pueden relajarse, ya que matématicamente no han ganado nada.
El miércoles vuelve la Liga de campeones y ahí también tienen que demostrar su valía, sin Puyol ni Márquez, pero es otra historia, de momento toca disfrutar.

Además ha sabido rotarlos y darles su oportunidad a cada uno de ellos, y en mejor o en menor medida, ellos le han devuelto su confianza. El único caso que se le puede reprochar, es Hleb, el Bieloruso parece que no se adapta a la Liga nia los sistemas del equipo y por eso le cuesta entrar entre los once titulares de cada partido, esperemos que en lo que queda y en la siguiente, podamos ver al mejor Hleb, por el que Pep quiso traerlo.

Anuncios